miércoles, 7 de septiembre de 2011

¿Estoy en Praga o en Argentina? Lo segundo. Welcome to reality.

Hace varias noches que vengo soñando con la capital de República Checa y mis días allí. Muy real, como si ayer hubiese estado en la Plaza de la Ciudad Vieja, dando unas vueltas, contemplando el Reloj Astronómico, antes de entrar a algún barcito a tomar algo. Pero no. Miré por la ventana: los perros jugando en el parque. Estás en City Bell Pilita, Bienvenida al Tercer Mundo.


Hace un mes y monedas que llegué, pero un 65% de mi cabeza sigue en Europa; y el resto, aquí. Y eso es lo que hace, quizás, me cueste un poco "empezar de nuevo", por así decirlo. Algunas cosas las encontré igual, y otras no. Pero todo se va acomodando de a poco.



Creo que la próxima vez que escuche "Ah, pero no se te pegó para nada el acento español" voy a matar a alguien.




Siguiendo con mi sueño, les contaré sobre Praga. Una de las capitales más fascinantes de Europa, y una de las que más me gustó. Para enamorarse, y para vivir. De estilo bohemio, sus callejuelas muy típicas, sumado a todo su valor arquitectónico y cultural.

Un poco de Historia...
Checoslovaquia fue fundada en 1918, después de la disolución del Imperio Austro-Húngaro al finalizar la Primera Guerra MundialEntre 1939 y 1945 fue ocupada por el  ejército de Hitler. En la época, cerca de 40 mil judíos de Praga fueron deportados y otros huyeron.

La liberación llegó en manos del ejército de Estados Unidos, pero los bombardeos provocaron alrededor de mil muertes y numerosos daños materiales. (Si uno camina sus calles todavía puede encontrarse con edificios que tienen partes destrozadas). La ciudad se rebeló contra los nazis el 5 de mayo de 1945 y cuatro días después el ejército ruso entró en la ciudad. Checoslovaquia quedó bajo dominio de la Unión Soviética en 1948.

Los intentos de los checos por ganar una mayor democracia en la Primavera de Praga de 1968 tuvieron menos peso que los tanques rusos. El espíritu checo permaneció a pesar de las dificultades y en 1989, con la caída del muro de Berlín, los checos se desligaron de las garras del comunismo en la Revolución del Terciopelo (llamada así por ser una revolución no violenta), a la que le siguió el "Divorcio de Terciopelo", cuando la pequeña parte eslovaca se desligó de la antigua Checoslovaquia.

El 1 de enero de 1993 se produce finalmente la disolución de Checoslovaquia, dando nacimiento a República Checa (cuya capital es Praga) y Eslovaquia (teniendo a Bratislava como capital).

Praga es una ciudad que ha sufrido los totalitarismos nazi y comunista, es por eso que sus  habitantes han vivido tanto el sufrimiento, y algo se manifiesta en sus personalidades, y maneras de actuar. No obstante, ha tenido tiempos de prosperidad y auge, y se puede ver en las construcciones de los edificios de diferentes épocas y estilos arquitectónicos. 

Históricamente estos son los barrios que sin duda no deben dejar de visitarse: Staré Město,  Malá Strana, HradčanyJosefov Nové Město.

Comiendo halušky y farmářské brambory. Una delicia!! 
En la plaza de la Ciudad vieja. 1 de Julio de 2011. 

Cómo no hablar de Franz Kafka, y su relación amor-odio con esa ciudad que lo vio nacer. (pero que lo rechazó y lo ignoró). Al analizarlo debemos entender el contexto histórico de esa época, la relación con su padre, sus últimos años de vida, y su pesimismo. Todo esto lo dejó plasmado en sus obras. Es el día de hoy, que muchas veces utilizamos ese adjetivo kafkiano para referirnos a alguna situación que quizás no tiene explicación, es absurda y no tiene sentido.

Los checos y su situación, la minoría de los judíos y su aislamiento; y  la aristocracia austríaca/alemana del momento. Entonces: ¿Era alemán, judío o checoslovaco? Duda de identidad que seguramente se planteaba Kafka. Él era un escritor judío, nacido en Checoslovaquia, pero sin embargo nunca escribió en checo, sino en alemán, su idioma materno.

"Viví entre tres imposibilidades: la imposibilidad de no escribir, la de escribir en alemán, la de escribir en otro idioma, la de escribir. Era pues una literatura imposible por todos sus costados". F.K.  
¿Escribiría en checo o en alemán? En aquellos tiempos era imposible la traducción de libros en lenguas opuestas. Vaya rollo el de Kafka...

Después de muchísimos años, Praga rindió homenaje a este escritor con un monumento "kafkiano" Pero ¿Él estaría de acuerdo con esto? (Komo saber???) ¿Qué piensan? La llamaba "ciudad maldita". Es por eso que se valió de la literatura para poder salir de ella, y también del ambiente familiar que lo agobiaba. 
 Hecha en bronce. Vemos una figura extraña, sin brazos ni cabeza sobre la cual está subido Kafka. Según nos contó el guía, ese monstruo destruía a su paso al escritor, y se subía encima de él para guiarlo. Esa figura se le aparecía continuamente en sus sueños, y a quien comparaba con su padre. Fue colocada en el año 2003.

Complicada de entender, y algo desconcertante. Planteando la angustia del hombre frente a lo absurdo que lo rodeaba.
Durante los años comunistas de Checoslovaquia, Franz Kafka fue inscripto en una lista negra de escritores y considerado decadente y burgués, y su literatura: pesimista y antirrealista.
¿Se va entendiendo esa relación amor-odio que nombré en un principio? No sólo de Kafka, sino de los checos hacia él también.




 Zlatá Ulika o Callejón del Oro. En la N°22  vivió Franz Kafka en 1916.

La calle empedrada, pintorescas casitas del siglo XVI. Su nombre se debe a que allí se establecieron los artesanos medievales. Ahora, son tiendas de souvenirs y muestras de arte.

Es muy interesante analizar su vida, me pasaría horas y horas. Los que realmente leyeron sus obras saben que la Praga de Kafka sólo existía en su mente. Y mientras caminaba, recordaba "La metamorfosis" (sin duda su obra maestra, y donde plasma la soledad, amargura y angustia del hombre) y algunos fragmentos de "Cartas al Padre".


Abajo: una feria. Arriba: Lápidas del Cementerio Judío. 

Fue el único lugar durante más de 300 años en donde estaba permitido enterrar a los judíos.
Data de 1493.
Hay más de 12.000 lápidas, y se estima que puede haber enterradas 100.000 personas. 
Debido a la falta de espacio se enterraban unos cuerpos encima de otros. Increíbles las imágenes. Visita imprescindible en Praga.


Las aguas del Río Moldava, y a lo lejos: el Puente de Carlos (Karlův most).



De fondo: Iglesia de Nuestra Señora de Týn



Puente de Carlos


El Muro de John Lennon. Nunca visitó Praga, 
pero es símbolo de paz y de libertad de expresión.
 Fue un mural en el que las personas dejaban escritas sus protestas durante el régimen comunista
Paz y amor. 


Amor para siempre.

El puente de los candados.
 (Por supuesto dejé uno, al igual que en Firenze, París y Budapest)

Pilita es amor.




Atardecer en el Puente de Carlos

Espero no haberos cansado. 

Es encantadora, pero también me encontré con una Praga triste, producto de toda su historia. Sus habitantes muy callados. El silencio que había en el Metro era increíble

Medieval, única, misteriosa, mágica, hermosa y oscura a la vez. Es una de las ciudades que sin duda volvería a visitar. Praga fue amor a primera vista.


"Extraño la seguridad", lo que le digo a todos cuando me preguntan ¿Qué es lo que más extrañás? La tranquilidad de saber que no me va a pasar nada, no me van a robar, ni a matar, ni a violar. (es fuerte, pero es la realidad). Que puedo salir sin problemas, volver a cualquier hora, dejar el auto, volver y tenerlo en el mismo lugar. Después de esos 7 meses, es duro volver a Argentina. Nuestra vida no vale nada. Además de robarte, te pegan un tiro. ¿Sensación de Inseguridad? Existe otra vida, y mejor. Pero no la conocemos porque estamos acostumbrados a vivir así.

A veces me levanto, y no sé donde estoy. Otra veces pienso: ¿Es verdad todo lo que viví o fue un sueño?

Acá estoy, por comenzar una nueva etapa en mi vida. Con proyectos e ideas. Con ganas de aprender y de hacer lo que me gusta. Mis crónicas pegan un giro de 360°. 

Y ahora, esperando la invasión.